No todas las ulceras o heridas en las piernas son necesariamente de origen venoso, por lo que se requiere en primer lugar, objetivar el origen de la ulcera ya que cuando se presentan en ubicaciones inhabituales o se prolongan en el tiempo se trata lo mas probable de una ulcera mixta (ej: Sind. Antifosfolípidos o diabético + hipertensión + isquemia + várices, etc) de tal manera que requieren tratamiento integral con fármacos, estabilización de la afección de base y por supuesto el manejo local.

Las curaciones complejas implican el uso de diversos tipos de apósitos y técnicas de vendaje, las cuales deben irse adecuando de acuerdo a evolución y respuesta.

En el IAM ningún paciente inicia curaciones sin tener evaluación médica inicial y son vigilados periódicamente de acuerdo al informe del profesional a cargo del procedimiento.