Es el exámen de elección para el diagnóstico de patología vascular como várices, trombosis venosa profunda, insuficiencia arterial y linfedema, al no ser invasivo mediante el uso de ultrasonido y registro de curvas de flujo.

Su única limitante es ser operador dependiente, debe ser realizado por un operador entrenado y por sobre todo con experiencia. Es fundamental la dupla operador - médico durante su realización para obtener el máximo de información.