INSUFICIENCIA ARTERIAL CRONICA
(DE LAS EXTREMIDADES INFERIORES)

La Insuficiencia Arterial Crónica es causada principalmente por una ateromatasis obstructiva crónica la que afecta en forma difusa todas las arterias del organismo, manifestándose clínicamente de acuerdo adonde se encuentre el compromiso más severo: un infarto, un accidente vascular encefálico, etc.

La obstrucción progresiva de las arterias por el colesterol, calcio, etc, es como el sarro en las cañerías y al ir disminuyendo el diámetro de la arteria va causando una falta de oxígeno en los tejidos que se manifiesta con el ejercicio, de ahí su nombre de Claudicación Interminente o signo del vitrineo, ya que el dolor aparece a la marcha y obliga al paciente a detenerse por unos minutos para recuperar la oxigenación y que pase el dolor, hasta que éste reaparece a la misma distancia. Según progresa la obstrucción, se va acortando la distancia de marcha.
Los factores de riesgo principales son: diabetes, tabaquismo, hipertensión, dislipidemia, obesidad, sedentarismo.
Todo paciente de riesgo, debe hacerse un chequeo vascular mínimo una vez al año, ya que con un buen exámen físico palpando los pulsos en cuello y pies más una ecografía-doppler de cuello y extremidades, se puede detectar la obstrucción en grado incipientes, iniciando tratamiento específico, para evitar la progresión de la enfermedad y sus complicaciones.