INSUFICIENCIA VENOSA (várices)
Cuando las paredes de las venas pierden su elasticidad, las venas se dilatan, las válvulas venosas no se cierran, se pierde el flujo unidireccional u aparece reflujo, es decir el flujo "sube y se devuelve", esto produce una Hipertensión Venosa, que comienza en los tobillos.
Cada vez que contraemos la pantorrilla activamos la Bomba Muscular, que favorece el retorno venoso de ahí la importancia de caminar y hacer ejercicios (bicicleta o natación).
Por un factor mecánico esta hipertensión va aumentando con el transcurso del día, proporcional al trabajo y ejercicio, al calor, al estar de pie o sentado por tiempos prolongados, esto se agrava por el sobrepeso, la hipertensión arterial no controlada, etc.

Los várices son más frecuentes en las piernas, pero se presentan en todo el organismo: várices esofágicas, hemorroides, várices pelvianas, etc.

En las piernas las várices se ubican en las venas superficiales como las venas safenas internas y externas, venas perforantes, colaterales, etc.
Se pueden ver a simple vista o a veces se deben confirmar con un exámen no invasivo llamado eco-doppler, el cual es ultrasonido y muestra exactamente la magnitud del problema y las venas afectadas.