La microescleroterapia consiste en la inyección de una sustancia esclerosante en los pequeños capilares que se han dilatado bajo la piel originando las llamadas arañitas vasculares, fleboectasias o telangectasias, las cuales no son várices ni constituyen amenaza para el orgamismo, solo implican un problema estético.

Se utilizan distintas sustancias esclerosantes, entre las más usadas están la Glucosa Hipertónica y el Polidocanol, destinadas a producir una inflamación localizada, que posteriormente será reabsorbida por el organismo haciendo desaparecer el capilar tratado.

Es un procedimiento ambulatorio, no requiere reposo posterior, debe complementarse con el uso de medias de compresión elástica y se sugiere realizar en el invierno por riesgo de pigmentación con la luz del sol.