(Del Griego PODO: pie y LOGIA: estudio).

Es la ciencia que se preocupa del estudio y tratamiento de las afecciones del pie, siempre y cuando no rebasen lo límites de la cirugía menor, es decir no requiere ingreso hospitalario.

El objetivo principal es la prevención y tratamiento de deformidades del pie, afecciones de piel y uñas, prevención de infecciones, especialmente las producidas por hongos y derivar a especialista cuando se detecte un problema mayor.

En el IAM la podóloga está supervisada por médico permanentemente.